El ejercito trigarante y el primer ejercito imperial mexicano

Ejercito Trigarante


Dando un sorpresivo golpe político, Iturbide obtiene el apoyo de Vicente guerrero y proclaman el plan de iguala, creando el ejército Trigarante que llevara a cabo la consumación de la independencia y al que denomino ejercito Trigarante.


Esta fue la reunión de las fuerzas españolas y mexicanas, fusionadas en un ejercito que en solo siete meses logro la pacificación del país y unión bajo una sola bandera a todas las clases sociales, clero y militares.





Jura del plan de iguala


El 2 de marzo de 1821 a las 16:30 horas, todo este ejercito toma juramento de hacer la independencia de acuerdo con el plan de Iguala, las tropas reunidas se formaron en orden de antigüedad en la plaza de Iguala, se coloco una mesa con un santo cristo y al lado derecho la bandera del regimiento de Celaya, escoltada por la compañía de cazadores del mismo cuerpo. Agustín de Iturbide se presento en su caballo y a su vista se hizo el juramento. Los cuerpos desfilaron pasando bajo la bandera y volviendo a tomar su lugar en la formación.


Ese mismo día en Sultepec, presentaron juramento las unidades del coronel miguel torres, entre las unidades de caballería estaban presentes los dragones del rey y dragones de España.

En la orden del día (17 al 18 de marzo de 1821), expedida en Teloloapan, se organizo formalmente el ejercito Trigarante en divisiones, nombrándose al general Vicente Guerrero comandante de la primea división con sus respectivas fuerzas (guardia de guerrero y artilleros pintos).


La segunda división debía componerse del Regimiento de Celaya, el primer escuadrón de la reina, fieles de potosí y patriotas de Iguala y Cuautla,


La tercera y cuarta división con tropas existentes en diferentes demarcaciones,

La quinta división se formó con el batallón de Fernando VII, sexta compañía de Murcia, el batallón de Santo Domingo, el piquete del sur, patriotas de Zacualpan, caballería, dragones de España y patriotas de aquel punto.


La sexta división por la fuerza de la corona y tres villas, dragones del rey y segundo escuadrón de la reina.

Conforme el ejercito Trigarante iba avanzando se fueron integrando otros cuerpos a la causa, como el sargento mayo Vicente Filísola y el capitán Juan Jose Codallos, con las compañías de patriotas de Zitácuaro, laureles, Iztapan, Tiripitío, el coronel Miguel Barragán con 800 hombres del regimiento de dragones Fieles del Potosí, y de otras unidades, el capitán con grado de teniente coronel, del regimiento de dragones de Moncada, Luis Cortázar.

En Salvatierra, Pénjamo y Valle de Santiago, se les unieron realistas el 17 y 18 de marzo de 1821, luego se integraron los dragones del príncipe Y ligero de Querétaro, que estaban en Celaya, después el regimiento ligero de Querétaro, san Carlos y de sierra gorda, además el sargento mayor del regimiento provincial de los dragones fieles de Potosí, Joaquín Parrés, con 60 jinetes.


Para el 5 de mayo de 1821, la conformación de la caballería del ejercito Trigarante constaba de las siguientes unidades:

Escuadrón de granaderos a caballo (escolta de Agustín de Iturbide),

Regimiento de dragones de América,

Regimiento de dragones de Querétaro,

Regimiento de dragones del príncipe,

Regimiento de dragones de sierra gorda,

Regimiento de dragones de san Luis,

Regimiento de dragones de san Carlos,

Regimiento de dragones de files del potosí,

Regimiento de dragones de Moncada,

Regimiento de dragones del rey,

Compañía del regimiento de la sierra de Guanajuato.


El ejercito Trigarante avanzo hasta Querétaro donde había una fuerte resistencia realista, en un movimiento el general Agustín de Iturbide con 15 escoltas del escuadrón de granaderos a caballo, a las ordenes del teniente coronel Epitacio Sánchez, así como 15 infantes de la compañía de cazadores del regimiento fijo de México, quienes marchaban a las órdenes del capitán Paredes y Arrillaga, los realistas al descubrir el movimiento de este pequeño grupo organizaron un ataque con 280 infantes del segundo batallón del regimiento de Zaragoza y del cuerpo de urbanos de Querétaro y de 120 jinetes de los regimientos de dragones del príncipe y Sierra Gorda y en el cerrito el Picacho, al aparecer la figura de Iturbide, el teniente coronel Froilán Bacelis ordeno a los insurgentes abrir fuego, pero los Trigarantes reaccionaron rápido, los infantes Trigarantes se parapetaron y a pesar de la gran superioridad numérica supieron aguantar y al ver esto el teniente coronel Epitacio Sánchez se lanzo a la carga con sus dragones tomando a los realistas de flanco, mientras Iturbide aguardaba en la retaguardia, después de una hora los Trigarantes vencen. Esta acción fue premiada con un escudo para el brazo izquierdo a los valientes que participaron, dice así el lema del escudo “Por la independencia treinta contra cuatrocientos en 7 de junio de 1821”

Días después cayo Querétaro en manos de los Trigarantes, así Guadalajara, Durango, Saltillo, Monterrey, Oaxaca, Veracruz y Puebla, hasta que sitiaron la ciudad de México y llegaron hasta Azcapotzalco el 19 de agosto de 1821, donde se trabo se trabo el ultimo ataque entre realistas y Trigarantes, el sitio a la ciudad continua hasta el 13 de septiembre de 1821, cuando en la hacienda de la Patera, cerca de villa de Guadalupe, se reunieron don Agustín de Iturbide, don Juan O´Donojú y el mariscal Novella, el cual fungía como Virrey, firman la entrega de la ciudad y el reconocimiento de los tratados de Córdoba.

El ejercito Trigarante entro triunfalmente a la capital mexicana el 27 de septiembre de 1821.






Creación del primer ejército mexicano en sus primeros días como nación independiente.


Agustín de Iturbide se proclamó como generalísimo almirante, jefe supremo de las armas de mar y tierra, reconociéndole su antigüedad desde el 24 de febrero de 1824


El cuatro de octubre de 1821 Antonio de Medina es el primer ministro de guerra y marina del México independiente, entre sus primeras tareas fue organizar el 12 de octubre 1821, al alto mando del ejército imperial mexicano, constituyéndolo con un generalísimo (Agustín de Iturbide), un teniente general (pedro Celestino Negrete), 5 mariscales de campo (Anastasio Bustamante, Luis Quintanar, Vicente Guerrero, Manuel de la Sota Riva, Domingo Estanislao Luaces) 11 brigadieres (Antonio Cordero y Bustamante, Melchor Álvarez, José Moran, Nicolás Bravo, José Joaquín Herrera, José Antonio Echávarri, Miguel barragán, José Joaquín Parres, Juan Horbegozo, José Antonio Andrade, Manuel María Torres Valdivia), de entre los que nombro a los inspectores generales de infantería, caballería, así como a los jefes de las capitanías generales en las que se dividía el país y del Estado Mayor General, el subinspector de artillería, etc.


El 16 de octubre se dio a conocer por medio del jefe de Estado Mayor Melchor Álvarez tanto los uniformes del ejército, como las nuevas divisas de los diferentes empleos.

El 7 de noviembre de 1821 por conducto del inspector general de la infantería, brigadier Manuel de la Sota Riva, dispuso la organización de los cuerpos permanentes infantería, en un cuerpo de granaderos y 8 regimientos numerados.

El 12 de diciembre de 1821 se confirmo la organización que tenía la artillería desde la época colonial, por conducto del subinspector de esta arma, brigadier Manuel María Torres Valdivia.

El 24 de diciembre de 1821 dio a conocer la organización que tendría la caballería permanente por conducto del inspector general de esta arma, brigadier José Moran, la que debía constatar de un regimiento de granaderos, que junto con el cuerpo de infantería del mismo nombre, constituirían la guardia imperial y 11 regimientos de dragones numerados y , finalmente, el 7 de enero de 1822, decreto el escudo de armas que debía usarse, con lo que quedo formado y constituido el ejército imperial mexicano.


La escala jerárquica quedo conformada por: soldado, cabo, sargento, subteniente, teniente, capitán, sargento mayor, teniente coronel, coronel, brigadier, mariscal de campo, teniente general, capitán general, continuaron usando el mismo uniforme que usaba el ejército español pero llevando la escárpela verde, blanco y rojo.


Este uniforme se componía según circular del 20 de septiembre de 1821 girada por el estado mayor:

casaca con faldón de paño azul turquí para la infantería, amarillo limón para la caballería, sin solapas, con cuello, vueltas o puños y vivos encarnados; botones dorados para infantería, y plateados para caballería, llevando realzado el número del regimiento, y de un pantalón ancho de paño gris oscuro para las dos armas, el calzado de botín corto de cuero negro y el tocado consistía, en el chaco para la infantería y el casco metálico dorado para la caballería, llevando calado el número del regimiento. Se continúo usando el mismo fusil de chispa español modelo 1803 y se mantuvo en vigor la ordenanza general española de 1803, modificado en lo que se opusiera a la constitución y organización del novel ejército imperial mexicano.

Las nuevas divisas para usarse fueron;

Para subtenientes y alféreces, una charretera con pala lisa, de hilo de oro o plata para caballería, en el hombro izquierdo y otra capona para el hombro derecho,

Los tenientes usarían la misma que los subtenientes solo que la capona iría en el hombro izquierdo y la otra en el derecho.

Los capitanes usarían dos charreteras de hilo dorado o plateado según arma, con pala lisa.

El sargento mayor usaría una charretera de oro o plata según arma con pala lisa y canelones en el hombro derecho y una capona pala lisa en el izquierdo.

los teniente coroneles llevarían dos charreteras de oro o plata según arma con canelones gruesos y pala lisa,

Los coroneles dos charreteras de oro o plata según arma, pala bordada con canelones gruesos y de color contrario al de la pala con una estrella bordada.

Los brigadieres usarían dos charreteras de oro o plata con canelones gruesos y pala bordada, con un águila bordada de color contrario a la pala.

El uniforme llevaría bordado plateado, los mariscales de campo llevarían las charreteras en iguales términos que las de los brigadieres, con la diferencia de que llevarían dos águilas realzadas en las charreteras; bordado de oro en el uniforme, botón metálico con un águila coronada realzada.

Usarían además, una faja de seda color verde con borlas de oro; los tenientes generales usarían las misma divisas que los anteriores, con la sola diferencia de tener dos bordados en la casaca y que la faja seria encarnada; los capitanes generales usaran las mismas divisas que los anteriores, pero sus casacas llevarían tres bordados y la faja seria blanca; finalmente el general ismo llevaría las mismas divisas que los capitanes generales, pero la faja seria azul celeste y los bordados de las charreteras serian de piedras preciosas.


Las tropas permanentes se conformaron así:


La infantería seguiría organizada en regimientos de acuerdo en lo prevenido en el reglamento español de 1815, pero se comprendería de solo dos batallones cada uno.


Cada batallón tendría 8 compañías (una de granaderos, otra de cazadores (a caballo) y seis de fusileros), todas ellas de igual composición a saber: 1 capitán, 1 teniente, 2 subtenientes, 1 sargento 1, 4 sargentos 2s, 2 tambores (en la compañía de cazadores serian cornetas), 8 cabos 1s, 4 cabos 2s, 48 soldados.

Así el batallón a cargo de un teniente coronel, se compondría de 550 plazas de tropa y el regimiento, que mandaría un coronel, tendría 1,100 plazas.


Los 9 regimientos de esta arma se constituyeron así:


el de granaderos, se formó con la antigua columna de Granaderos imperiales, Granaderos

del Comercio de México, y el pique que había del batallón activo de Guadalajara, quedo a las órdenes de José Joaquín Herrera.


El número 1, con los cuerpos de Trigarantes de Celaya, Guanajuato y Santa Rita, más los piques de Malinalco y Sierra Alta, las compañías de Guanajuato, de seguridad pública y los fusileros del comercio, quedando como coronel jefe de este cuerpo el generalísimo almirante Iturbide y como teniente coronel el coronel graduado Pablo María Mauliaá.


El número 2, por los infantes del depósito central de México y de las fracciones de los regimientos del imperio, de Tres Villas y de Santo Domingo, su jefe es el brigadier Rafael Ramiro.


El número 3, de los cuerpos de Fernando VII, Libertad y provincial de México, mas las compañías de Puebla, siendo su jefe el coronel Miguel Torres.


El número 4 , por el regimiento de la corona y de los batallones voluntarios de la patria y primero americano, siendo su jefe el Conde de San Pedro Álamo.


El número 5 , por las tropas insurgentes surianas, su jefe es el coronel José María Lobato.


El número 6, por el regimiento ligero de Querétaro y los batallones Constancia, de Zamora y de Valladolid, su jefe el coronel Juan Domínguez.


El número 7, regimiento fijo de México y el batallón de Oaxaca


El número 8 , cuerpo de cazadores del imperio y el batallón unión, su jefe el coronel Antonio López de Santa Anna.


La caballería


comprendiendo el regimentó de Granaderos Imperiales y 11 regimientos de dragones constando cada regimiento de una plana mayor y 4 escuadrones, cada escuadrón estaba formado por 2 compañías y cada compañía estaba constituida de

1 capitán, 2 tenientes, 2 alféreces, un sargento 1, 3 sargentos 2s , 3 cabos 1s, 4 cabos 2, y 107 soldados, de los que 20 estarían desmontados, de la suerte que la compañía tendría 118 de tropa, el escuadrón 236 y el regimiento 950

aproximadamente. los regimientos se conformaron así:


El de granaderos a caballo, por el regimiento provincial de México y las compañías de Vargas, de González, de Márquez, de Chalco y de granaderos Imperiales, este cuerpo al mando del coronel Epitacio Sánchez.

El número 1, regimientos de la reina, del rey, de la compañía de América, la compañía del rio y los piques de México y Zitácuaro, su jefe el coronel José Antonio Echévarri


El número 2, regimientos de Moncada, defensores de la patria, de la frontera, del nuevo Santander y la segunda compañía de América, su jefe el coronel Luis Cortázar.


El número 3, regimiento san Luis, su jefe coronel Juan Zenón Fernández.


El número 4, regimiento del príncipe y el de dragones de Tulancingo y por los escuadrones de la unión y de Jonacatepec, su jefe coronel Agustín Bustillo y Bustamante.


El número 5, regimiento files de potosí, escuadrones de la libertad y patriotas de Guanajuato, su jefe el coronel José Joaquín parres.


El número 6, regimiento de dragones de Toluca, su jefe el coronel Vicente Filísola


El número 7, regimiento dragones de Puebla y de Flanqueadores, escuadrones de Tehuacán y de santo domingo y la compañía de perote, su jefe coronel juan jose miñón.


El número 8, regimiento de dragones de Querétaro y dragones de Sierra Gorda, su jefe el coronel Francisco Guerra Manzanares.


El número 9 , regimiento de San Carlos y las partidas de Jonacatepec, de Apan, de Tlaxcala y de Rivera, su jefe coronel José Gabriel Armijo.


El número 10, regimiento de dragones de Pátzcuaro, su jefe coronel Miguel Barragán


el número 11, regimiento de dragones de México y las escoltas de los señores generales Vicente guerrero y Nicolás Bravo, su jefe coronel Nicolás Bravo


En cuanto a la artillería, quedo formada por una brigada de tres compañías veteranas a pie y otra más suelta con efectivo de 106 individuos de tropa cada una, además por dos compañías veteranas a caballo con 170 plazas en total, de manera que el personal artillero era de unos 600 de tropa


El ejército imperial mexicano estaba compuesto de unos 20000 hombres (9000 de infantes, 10500 dragones y 600 artilleros), los que podrían ser auxiliados en caso necesario por los siguientes cuerpos provisionales que existían desde la época colonial.


De infantería los regimientos provinciales de Puebla, fijo de Veracruz, de Toluca, de Guadalajara y de Zacatecas, más las compañías sueltas de San Blas, Acapulco, de policía de México, de Pardos y Morenos de Veracruz y otra más, que hacían un total de 11 000 hombres.


De caballería; los regimientos provinciales de la frontera, de Nueva Galicia, de Colotlán, lanceros de Veracruz, y dragones de Guadalajara, Durango y Aguas Calientes, Huichapan, Jalapa, Mazatlán y de San Fernando, y otras más daban un total de 14000 hombres.


De artillería, compañías milicianas en México y dos de Yucatán (compañía de pardos tiradores de la primera división de Mérida y compañía de pardos tiradores de campeche), con un efectivo de 650 plazas.


Estas milicias activas que no tenían el carácter de permanentes, servirán para mantener el orden y la tranquilidad en el interior, mientras que el ejército permanente seria el que defendería la integridad del territorio nacional y haría respetar en el exterior, la dignidad y el decoro del pabellón nacional, y si fuera necesario, para defender la independencia y la libertad de la nación...si este ejercito permanente llegara a necesitar un complemento de fuerza, seria los milicianos los que se lo Darian.


Por último, se decretó el 7 de enero de 1822 que el escudo de armas del imperio mexicano sería un nopal nacido de una peña que sale de la laguna, y sobre él, posada en el pie izquierdo, una águila con corono imperial, y además, que el pabellón nacional y banderas del ejecito, deberían ser tricolores, adoptándose permanentemente los colores, verde, blanco y encarnado en fajas verticales y dibujándose en la blanca, una águila coronada...

El 24 de febrero de 1822 el soberano congreso decreto, que se adoptaba para el gobierno de la nación mexicana, la monarquía moderada constitucional, con la denominación de imperio mexicano, debiéndose llevar al trono a las personas designadas por el Plan de Iguala y Córdoba.


Este fue el cuadro general de la constitución y organización del nuevo ejército imperial mexicano, que el señor Antonio de Medina, en su condición de ministro de guerra y marina presento al soberano congreso aquel 24 de febrero de 1822.Este novel instituto armado como primer cuerpo militar constituido en los primero días de independencia de México probo su Valia en la intervención de la preservación de la política interior del país, el 18 de mayo cuando en forma tumultuaria con una masa de gente proclaman al general Iturbide como emperador de México y 27 de octubre de 1822 medio sus armas para defender la soberanía nacional contra un ataque español en San Juan de Ulua.




12 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo